Sanarse con Osteopatía II

Usar puntuación: / 9
MaloBueno 

Me gustaría  comenzar este artículo con un ejercicio de imaginación, una pregunta y una reflexión .  Visualiza la imagen del  dios griego Atlas quien llevaba el mundo sobre su espalda. Pregúntate si es así como te ves a ti mismo en muchas ocasiones y piensa que partes de tu cuerpo pueden estar sufriendo con este exceso de tensión y autoexigencia, a buen seguro que tu columna cervical estará implicada . En el artículo del mes de Febrero escribí sobre los problemas de la zona baja de la espalda (lumbalgias, ciáticas, hernias discales…) como se originaban , sus implicaciones psicosomáticas y su tratamiento eficaz desde un punto de vista global con Osteopatía. Hoy voy a hablaros sobre la zona alta de la espalda, que está conectada indirectamente con los problemas  de la espalda baja.

 
Previamente expondré de forma sencilla la anatomía de la columna cervical, compuesta de siete vértebras, de menor tamaño que las dorsales y lumbares( que soportan más peso). Estas vértebras cervicales, se caracterizan por ser las más flexibles de toda la columna, permiten no sólo la sujeción de la cabeza sino también sus movimientos ( girar, flexionar, lateralizar, extender)

A ambos lados de la columna cervical van a salir los nervios raquídeos que inervarán a los diversos elementos músculo-esqueléticos y viscerales que se sitúan alrededor o cerca de esta parte del cuerpo ( manos, brazos, hombros, cuello, laringe, faringe, etc…).

Dichos nervios provocan malestar, contracturas , tensión , pérdida de sensibilidad y dolor cuando se ve alterada su capacidad de transmitir el impulso nervioso a las diferentes zonas ya indicadas.

Al malestar cervical, se le llama de manera generalizada cervicalgia, pero esta incluye diversas formas de manifestarse.

Cuando las cervicalgias se hacen crónicas el principal síntoma sería rigidez de la nuca(acompañada , sobre todo al despertarse, de dolores que implican dificultad para girar la cabeza o echarla hacia atrás o hacia delante). Entre las causas de este trastorno figurarían por un lado golpes o movimientos en falso que provocarían pequeños mini esguinces cervicales,  en la mayoría de los casos no son detectados por las radiografías o escáneres; por otro lado los deportes o posturas mal ejecutadas ; y por último la artrosis (degeneración de las superficies articulares cervicales) responsable de los estados inflamatorios locales.

La cervicalgia cuando es aguda, suele venir causada por traumatismos, por ejemplo el latigazo cervical ( golpe que recibimos, en la parte trasera del coche ). Este latigazo será el causante de múltiples anomalías , además de la tensión en la musculatura del cuello traerá consigo a corto plazo síntomas como mareos y vértigos y a largo plazo disfunciones tales como cefaleas, migrañas y rectificación cervical, que conllevará la pérdida de la función amortiguadora de los discos intervertebrales, provocando así protusión y hernias discales.   Otra de las causas de las cervicalgias agudas  serían las tortícolis, que se caracterizan por un dolor de cuello que impide girar la cabeza a un lado o al otro.  En muchas ocasiones por estar vinculado a un trastorno que se relaciona con el sueño, puede tener una causa psicosomática ( ¿quien no sueña con sus problemas? ) que expresa el no querer o no poder mirar hacia donde deberíamos y por lo tanto bloqueamos el movimiento de nuestra cabeza,  podríamos traducirlo entonces como la imposibilidad de enfrentar algo que se encuentra alrededor de nosotros llamémosle pareja , compañero de trabajo, familia…

En todos estos problemas la Osteopatía se muestra sumamente eficaz. También sería resolutiva en las cefaleas y migrañas sobre todo de origen mecánico. Estas pueden deberse a problemas relacionados con la 1ª y 2ª vértebra cervical,  ya que la 1ª cervical (atlas) es sobre la que se asienta la cabeza además de ser una zona de paso intermedia de importantes vías vasculares y nerviosas entre el cráneo y el resto del cuerpo.

Por otro lado las lumbalgias, ciáticas , dolores de rodilla, esguinces de tobillo recidivantes pueden modificar la estática y por lo tanto la posición de la cabeza y dar lugar también a patologías cervicales.

Con el tratamiento osteopático podremos hacer frente también a las neuralgias cervicobraquiales , nombre que reciben las “ciáticas a nivel del brazo” , el dolor descenderá desde el cuello hasta la punta de los dedos y se irradiará por la espalda, posibles causas serían golpes, micro traumatismos, actividad física inadaptada, hernias etc…

Otra de las patologías habituales a tratar con osteopatía sería la famosa Neuralgia de Arnold, caracterizada por un dolor que se inicia en la zona del cuello y se extiende por la parte posterior de la cabeza y hacia delante, ya sea al lado izquierdo o derecho. Provoca dolores que pueden ser intensos y aparecen de manera repentina, las radiografías normalmente no muestran “nada” relevante.

Cabe señalar que algo tan banal como la posición en que dormimos puede afectar de forma muy especial sobre nuestra salud, vengo observando desde hace tiempo la cantidad de personas que muestran patologías cervicales derivadas de la posición adoptada durante el sueño. Por ejemplo dormir boca abajo puede producir a largo plazo “ciáticas de brazo”, neuralgias de Arnold y hernias discales, así como producir falsas tendinitis de hombro, codo y muñeca. En esta posición estamos sometiendo a una gran tensión las articulaciones y la musculatura del cuello.

Estudio de un caso práctico:

Silvia R. cantante de opera rock, 35 años, desde hacía un año aproximadamente venía sufriendo molestias cervicales, que los antinflamatorios, calor local , masajes y otros tratamientos no conseguían disminuir. Era una mujer alegre y muy entregada a su profesión pero estas molestias minaban su vitalidad, hasta el punto de hacer peligrar su carrera. Según su especialista no tenía nada de que preocuparse, simplemente presentaba una artrosis sin importancia.

Silvia me comentó que algunas veces su voz se bloqueaba, no fluía. Examiné su columna cervical y tampoco encontré nada  significativo, por supuesto había un exceso de tensión en toda la musculatura del cuello y sobre todo la parte anterior que conecta con la laringe ( órgano productor de la voz). Pero lo que me dió la clave de su problema fue cuando pude percibir las tensiones de su diafragma( músculo respirador que forma un tabique entre la caja torácica y el abdomen). El diafragma  se conecta, con las vértebras cervicales ( C3 ,C4) a través de un par de nervios llamados frénicos. Liberé su diafragma y nuevamente recuperó su voz, así como la posterior desaparición de sus molestias cervicales.

La columna cervical es nuestra conexión, el puente que une la cabeza ( cerebro-mente) con el resto del cuerpo. Solemos registrar las informaciones de dolor en nuestro cerebro, pero las respuestas son siempre corporales y sobretodo emocionales.

A  Silvia este tratamiento también le sirvió para conectar con un sentimiento de inadecuación, de no ser lo suficientemente buena cantante, que le provocaba una falta de fluidez de su voz.

Una vez más vemos que todo esta conectado, somos un cuerpomente más allá de toda dualidad, individuos globales, que como siempre recuerdo es el principio en el que se rige la Osteopatía.

Artículo publicado en la revista: www.universoholistico.es
Marzo 2010
Eutiquiano Endje

Actualizado (Martes, 21 de Septiembre de 2010 14:34)

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios. Al navegar en nuestra web, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies Ver Politica Cookies.

Información politicas cookies