El síndrome del túnel carpiano

Usar puntuación: / 10
MaloBueno 

artículo publicado en la revista Universo Holístico Nov.2010

www.guiacieloytierra.es

EL SINDROME DEL TUNEL CARPIANO

Cuando se menciona los beneficios de la Osteopatía pensamos siempre en la columna vertebral, pero es muy curioso el incremento de patologías relacionadas con el miembro superior, nuestros brazos y nuestras manos, quizás puede ser este un buen momento para reflexionar y buscar una razón a este vertiginoso aumento.

La mano está relacionada con el dar y recibir y el brazo simboliza la distancia entre tú y las cosas que das, esa distancia es el desapego.

¿Por qué nos cuesta tanto dar? y lo que es aún más grave ¿ por qué nos cuesta tanto recibir, pedir ayuda?. Todo tiene una interrelación y es posiblemente ahí donde deberíamos dirigir nuestra mirada si queremos encontrar una respuesta.

En este artículo  me gustaría hablarte acerca de una de las patologías  más desconocidas por su complejidad en el ámbito no sólo de las terapias alternativas manuales como la osteopatía, sino también en la medicina clásica. Esta disfunción se llama: síndrome del túnel carpiano. Previamente  voy a exponer de una forma muy breve en qué consiste, para pasar a continuación a explicarlo desde el punto de vista global.

Anatómicamente la mano está constituida principalmente por tres regiones óseas: las falanges( dedos) , los metacarpianos (que conforman la palma de la mano) y el carpo ( la muñeca) que está formado por un puzzle de ocho huesos que se disponen en dos filas adoptando una forma cóncava como la del arco de un túnel, por dentro de este arco van a pasar las principales arterias, vasos sanguíneos y sobretodo nervios que procedentes de la parte alta del brazo y de la columna cervical, van a nutrir y dar impulso nervioso a la mano..

Este túnel carpiano en caso de lesión suele estrecharse, se comprime y es  entonces cuando empiezan los problemas. Entre los que destacan las sensaciones anormales en los dedos ( índice, pulgar y medio) inervados por el nervio mediano, uno de los principales de la mano. Otros de los síntomas son: el dolor nocturno de las muñecas ( se suele dormir con ellas dobladas) lo que provoca la necesidad de sacudirlas al despertar. También existen calambres, pérdidas de fuerza, sensaciones de calor y entumecimiento del pulgar.

Esta patología se llama síndrome porque no se sabe  verdaderamente su  causa,  “síndrome” proviene del griego “simultaneidad”. Luego esta disfunción tiene varios orígenes .

Entre las causas, cabe destacar los trastornos metabólicos como la diabetes, trastornos circulatorios, artritis reumatoide, menopausia, fracturas del radio etc.…Existen también un gran número de casos asociados durante y después del embarazo y por último un factor no tenido en cuenta hasta ahora, el estrés.

La osteopatía observa cualquier alteración del normal funcionamiento del cuerpo dentro de un sistema global que forma el ser humano y por ello un gran número de patologías físicas tienen también un componente psicosomático asociado. Recuerda que somos un todo, no sólo huesos, músculos y órganos, también somos energía que busca expresarse, ya sea a través de proyectos de carácter personal, profesional o familiar,   cualquier interferencia en nuestros proyectos se refleja también nuestro cuerpo.

Si observamos este síndrome del túnel carpiano nos damos cuenta que está más asociado a las mujeres que a los hombres, la experiencia diaria en consulta así me lo confirma. También existe una alto índice de esta disfunción durante y después del embarazo. Estos dos factores ya nos indican el carácter emocional (mujer) de la patología. En las embarazadas suele tener lugar dos fenómenos , el primero es la retención de líquidos ( agua es igual a emoción) y segundo sería la  alteración de la estática ( debido al peso y volumen del abdomen), es decir desequilibrio de la estructura corporal, que da lugar a cambios en algunas funciones del cuerpo como la digestiva , vinculada a la capacidad de asimilación. no sólo de los nutrientes, sino también en un sentido metafórico a la capacidad de asimilación de la experiencia de la gestación. Nuevamente vemos las implicaciones cuerpomente.

Otra observación es la cantidad de ocasiones  que este síndrome viene asociado al estrés, sobre todo a nivel laboral. La mano nos permite alcanzar aquello que se muestra lejos de nosotros, objetos y también objetivos y metas.

Estudio de un caso práctico:

Víctor R, escritor, 42 años.

Acudió a mi consulta con una valoración de su especialista de síndrome de túnel carpiano de grado moderado alto, si no mejoraba la única alternativa era la cirugía. Esta opción creaba en él mucha ansiedad y miedo, realmente le daba pánico pisar un quirófano. Era una persona alegre, de buenos sentimientos y muy sensible, sus escritos narraban la excelencia y la fragilidad del alma humana.  Aunque podía, no sin cierta limitación, hacer lo que más le gustaba , escribir; la tensión en su vida personal así como la presión por parte de las editoriales crecían de forma paralela al dolor de su mano.

Tuve éxito con su tratamiento, pero no me fue nada fácil. No sólo la articulación de la muñeca estaba implicada en el síndrome del túnel carpiano sino también la mano y el resto del brazo, hasta alcanzar la columna cervical. Todo esto creaba una tensión muscular, que se expresaba a través de calambres, pérdidas de fuerza y entumecimiento de la mano y dedos. La visión holística de la Osteopatía permite apreciar las implicaciones de otras partes del cuerpo (cervicales, brazo, hombro, mano) en un problema que se expresa de forma local (túnel del carpo), así que fui liberando las cadenas articulares, musculares y fasciales implicadas que daban lugar a los síntomas mencionados, que serían la parte visible del problema.

La parte no visible u oculta de su patología estaba relacionada con su incapacidad de manejar la tensión que le producía su vida personal. Durante varios años él había sido en su relación de pareja la parte que daba, soltaba o cedía y ahora necesitaba tomar, recibir y obtener algo a cambio. Pero permanecer en esta situación de espera le exigía cierto desapego que le era muy difícil mantener.

Como mencionaba al principio del artículo dar y recibir, ambas son funciones psicofísicas de la mano, opuestas pero complementarias, y los brazos simbolizan la distancia entre tú y las cosas, el desapego.

Ser consciente de esta dualidad, de este conflicto de su cuerpomente le permitió poder mantener el desapego suficiente para poder expresar sus necesidades a su pareja en vez de exigírselas.

Nuevamente podemos observar como el cuerpo a través de una dolencia busca vías alternativas de expresión para ser oído.

Espero que este artículo te haya podido dar un poco de luz sobre algunas cuestiones relativas a nuestros miembros superiores , que además de ser  elementos anatómicos, tienen una función ligada a nuestros deseos de alcanzar, tomar o soltar aquellas cosas o situaciones que limitan o expanden nuestro paso por la vida.

 

                                                Eutiquiano Endje

                                                Osteópata, Terapeuta Cráneosacral,

                                                Reeducación Postural

                                               

Actualizado (Martes, 10 de Septiembre de 2013 10:40)

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios. Al navegar en nuestra web, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies Ver Politica Cookies.

Información politicas cookies